7ª Semana de Pascua

Miércoles, 27 de Mayo del 2020

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Pas-A-7-X.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Juan 17, 11b-19)

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, Jesús dijo:
- «Padre santo: guárdalos en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros.

Cuando estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste, y los custodiaba, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de la perdición, para que se cumpliera la Escritura.

Ahora voy a ti, y digo esto en el mundo para que ellos mismos tengan mi alegría cumplida. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Y por ellos me consagro yo para que también se consagren ellos en la verdad».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- El fragmento incluye la segunda parte de la «oración sacerdotal» de intercesión que Jesús, como Hijo, dirige al Padre. Tiene como objeto la custodia de la comunidad de los discípulos, que permanecen en el mundo. El texto se divide en dos partes: al comienzo se desarrolla el tema del contraste entre los discípulos y el mundo (vv. 11b-16); a continuación, se habla de la santificación de éstos en la verdad (vv. 17-19). Si, por una parte, emerge la oposición entre los creyentes y el mundo, por otra se manifiesta con vigor el amor del Padre en Jesús, que ora para que los suyos sean custodiados en la fe.

- En el primer fragmento pasa revista Jesús a varios temas de manera sucesiva: la unidad de los suyos (v. 11b), su custodia a excepción «del que tenía que perderse» (v. 12), la preservación del maligno y del odio del mundo (vv. 14s). En el segundo fragmento, Jesús, después de haber pedido al Padre que defienda a los suyos del maligno (v. 15) y después de haber subrayado en negativo su no pertenencia al mundo (vv. 14. 16), pide en positivo la santificación de los discípulos: «Haz que ellos sean completamente tuyos por medio de la verdad; tu palabra es la verdad» (v. 17). Le ruega así al Padre, al que ha llamado «santo» (v. 11b), que haga también santos en la verdad a los que le pertenecen.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- También en esta oración de Jesús hay una súplica profunda y hermosa a favor de los suyos, de su comunidad. Y es que esa comunidad hará crisis ante el escándalo de lo que va a vivir el Maestro. Por eso, Jesús pide al Padre que sea él mismo quien los cuide y les ayude a superar la crisis que van a vivir. Porque el mundo les va a ser hostil, y no precisamente porque estén contaminados, sino porque piensan como Él, con criterios evangélicos y... esto no lo puede aceptar el estilo del mundo.

- Y es que los discípulos, sin participar del estilo y la mentalidad del mundo, tienen que anunciar a ese mundo la Buena Nueva del Reino, esto es, el proyecto de Dios-Padre. De ahí que Jesús pide al Padre algo realmente impresionante: “Haz que ellos sean completamente tuyos por medio de la verdad; tu palabra es la verdad” (v. 17). Sigue siendo tarea empeñada del mismo Padre, aunque sea a través de su Espíritu, que el mismo Jesús les ofrecerá y enviará.

- Y, una vez más, aquí estoy yo (estamos nosotros), continuadores de la obra del Padre y de Jesús; “sacados del mundo” y enviados por él mismo al mundo. Una inmensa tarea está por delante y apoyados no en mis (nuestras) fuerzas sino en su palabra. “Yo los he enviado al mundo, como tú me enviaste a mí” (v. 19): no puedo (no podemos) perder en absoluto esta perspectiva. ¿Cómo la cultivo (la cultivamos)? ¿Cómo lo vives tú, hermano/a?

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, que tenga (tengamos) siempre presente que no hay amor más grande que dar la vida por los amigos".

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue