34ª Semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 29 de Noviembre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-34-V.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 21, 29-33)

En aquel tiempo, puso Jesús una comparación a sus discípulos:
- «Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que la primavera está cerca. Pues cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el Reino de Dios.

Os aseguro que antes que pase esta generación, todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Por último, en esta parte del «discurso escatológico», responde Jesús a la pregunta inicial: «Maestro, ¿cuándo será eso? ¿Cuál será la señal de que esas cosas están a punto de suceder?» (21, 7). La respuesta viene de la mano de una parábola: la de la higuera. El v. 28 de este discurso había introducido ya el tema de la vigilancia: «Cobrad ánimo y levantad la cabeza». Ahora se retoma y desarrolla ampliamente el mismo tema. Aparece así la preocupación del evangelista Lucas, que, en cuanto se le presenta la ocasión, exhorta a los destinatarios de su evangelio a extraer las debidas consecuencias del mensaje que les está entregando.

- Mediante un pequeño retoque -a saber: añadiendo «en cualquier árbol» (v. 29)- Lucas ha querido hacer inteligible la parábola de la higuera también a los de fuera de Palestina. Con todo, no es preciso aplicar a las realidades del Reino de Dios el ritmo de las estaciones: por consiguiente, el retorno del Señor no debe ser considerado, como lo es el verano, como el tiempo de los frutos y la cosecha. Lo único que se pretende afirmar es que, cuando aparezcan los signos premonitorios descritos en los vv. 20-28, entonces tendrá lugar la plena manifestación del poder del Dios que salva, esto es, el momento de la manifestación definitiva del Señor.

- En efecto, para Lucas -y esto es algo que conocemos bien-, el Reino de Dios está «ya» en medio de nosotros (12, 20; 17, 21): por eso intenta expresar aquí no el comienzo, sino la difusión del Reino de Dios hasta su última fase. «Se acerca vuestra liberación» (v. 28): es como decir que Cristo, el liberador, tras haber inaugurado ya entre nosotros el Reino de su Padre, está perfeccionando su misión de salvador.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Continúo (continuamos) en el mismo contexto de los tiempos futuros, dentro del “discurso escatológico”, y aquí se me (nos) ofrece una realidad de la vida campesina (la higuera que echa brotes nuevos) para entender la importancia de la proximidad del Reino (que es el interés del evangelista). Los que están atentos, comprenderán a su tiempo “que está cerca el Reino de Dios” (v. 31), porque sabrán interpretar los signos de los tiempos. Y, con ello, la llegada de la salvación definitiva, que se me (nos) da en Cristo Jesús.

- “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (v. 33): es la gran promesa de Jesús. Por eso, la actitud a vivir no es el temor y el miedo, sino empujar para que ese Reino inaugurado por Jesús mismo, camine hacia la plenitud. Permanecer vigilantes para que el “Kairós” de Dios, ese tiempo de gracia y de encuentro con Él que me (nos) salva, se dé en mí, en nosotros, en nuestras vidas.

- Por lo tanto, está clara la invitación: fiado en la palabra de Jesús, caminar atentos y activos: “atentos” para descubrir los signos de su presencia; y “activos” para ir haciendo posible ese crecimiento del Reino que él lo ha dejado en marcha, pero que -al mismo tiempo- lo ha dejado en mis (nuestras) manos como TAREA. ¿Te sigues animando, hermano/a?

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, que sepa (sepamos) reconocerte en las personas y en las circunstancias que me (nos) toquen vivir y sea portador (seamos portadores) de esperanza, empeñándome (empañándonos) en la causa de tu Reino”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue