34ª Semana del Tiempo Ordinario

Martes, 26 de Noviembre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-34-M.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 21, 5-11)

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo:
- «Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido».
Ellos le preguntaron:
- «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?».
Él contestó:
- «Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usando mi nombre, diciendo: “Yo soy”, o bien “el momento está cerca”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida».

Luego les dijo:
- «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Es el comienzo del «discurso escatológico» del evangelio de Lucas. Jesús se encuentra en el templo, donde enseña públicamente, y ha tenido ya algunas disputas con los maestros de la Ley y con los saduceos. Su discurso se apoya precisamente en la admiración que le produce la belleza del templo (v. 5). La predicción es drástica y fulminante: «Vendrá un día...» (v. 6), hasta tal punto que provoca en sus oyentes la inmediata petición de signos premonitorios (v. 7). La respuesta de Jesús pone primero en guardia contra los falsos signos que pueden inducir a engaño a los discípulos (vv. 8-11) y, a continuación, predice la persecución como signo inequívoco (vv. 12-19).

- «Cuidado con que nadie os engañe» (v. 8): se trata de un verbo típico de la terminología apocalíptica. Son muchos, en efecto, los que hablarán en nombre de Jesús, pero lo harán en falso; por eso las guerras y revoluciones no deberán asustar a los discípulos (v. 9a). Lucas escribe en una época en la que el «retraso de la parusía» supone ya un problema para la comunidad, que padece persecuciones y desgracias, pero no sabe cuándo vendrá el fin: de ahí que sea necesario reforzar la paciencia y la esperanza y tranquilizar respecto al cumplimiento del futuro.

- Todo esto, dice Jesús, deberá suceder antes del fin, pero el fin no «vendrá inmediatamente» (v. 9b). La descripción de los acontecimientos que precederán al fin es incluso detallada (vv. 10ss), para hacer entrever la posibilidad de un tiempo intermedio (el tiempo de la Iglesia) muy largo, en el que la comunidad deberá perseverar en el testimonio.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- A partir de hoy, y hasta el sábado, leemos el “discurso escatológico” de Jesús, según el evangelista Lucas, en el que me (nos) habla de los acontecimientos futuros y relativos al fin del mundo (no olvidemos que estamos en la última semana del Año Litúrgico); de ahí que es coherente que se me (nos) nos hable del final. El lenguaje es apocalíptico y misterioso (que, por otro lado, era muy común en el tiempo en que se escribe el evangelio de Lucas).

- La gran lección que me (nos) ofrece es que el final está por llegar. No es inminente, pero sí es serio; caminamos hacia él y es necesario hacerlo de “forma sabia”, para alcanzar la vida en plenitud, por los caminos que el mismo Dios me (nos) señala y me (nos) va indicando. Por eso... “cuidado con que nadie os engañe” (v. 8): de forma reiterada, se insistirá en la invitación a mantenerme (mantenernos) vigilante(s), para que cada día sea tiempo de salvación, para que cada día esté (estemos) atento(s) a la cercanía y a la venida de Dios a mi vida, a nuestras vidas.

- Está claro: no es cuestión de meterme (meternos) miedo ante el final. Creo que no es ése el objetivo de la Palabra de Dios. La gran invitación, siento que es a vivir la vida de “forma sabia”, siempre abierto a esa presencia de Dios que se produce de tantas formas y maneras. Es una presencia salvadora y no precisamente de condena. Acogerle, caminar por sus sendas, encontrarme (encontrarnos) con Él y con su don de salvación… ¡he aquí la TAREA que se me (nos) presenta!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Hazme (haznos) solidario(s) y hermanos, Señor Jesús, para que comprenda (comprendamos) que juntos podemos hacer que este mundo sea un hogar para todos”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue