34ª Semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 25 de Noviembre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-34-L.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 21, 1-4)

En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el cepillo del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo:
- «Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Son cuatro versículos sencillos; el primer par, para mostrar dos comportamientos que contrastan fuertemente entre sí; el segundo, para extraer una enseñanza. Jesús «observaba» y «veía»: dos actitudes diferentes frente al cofre de las ofrendas del templo. La primera es la de aquellos que echan de manera habitual sus ofrendas, calificados con un simple adjetivo que, en su carácter genérico, implica un juicio: «ricos». La segunda es un gesto único y ejemplar; a la persona que lo realiza se la califica de inmediato con precisión: una mujer, «viuda», «pobre», que echa dos monedas de poco valor.

- El segundo par de versículos muestra que el «ver» de Jesús no se queda nunca en la superficie, sino que penetra en los corazones hasta descubrir las motivaciones profundas del obrar humano. Lo que Jesús ve, y revela, es la verdad del ánimo humano, que ni la hipocresía de los ricos ni la humilde modestia de la viuda logran esconder. Y ésta es la enseñanza: el valor del don no ha de ser medido con criterios contables, sino en función de la generosidad y de las condiciones de partida del donante. La medida es dar sin medida: «Todo lo que tenía para vivir».

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- De nuevo me encuentro (nos encontramos) con una de las claves del evangelio de Lucas: poner a la vista, la fuerza y el poder de los pobres, pero no precisamente por su potencial económico y de influencia, sino por otros valores que viven. Es el caso del Evangelio de hoy: aquella “viuda” y “pobre” (por lo tanto, doblemente marginada) creyó que nadie la veía (porque no era cuestión); pero Jesús sí se dio cuenta, y por ello mismo, llamó la atención de todos.

- Impresiona (y cómo) la capacidad de “ver” de Jesús que no se queda en la superficie, sino penetra hasta dentro, hasta el corazón y ahí descubre las motivaciones profundas del obrar humano. En este caso, de la mujer viuda y pobre. Todo un estilo, el de Jesús, que siempre me (nos) propone el no quedarme (quedarnos) en la fachada, en el exterior. Pero también inmensa la actitud de la “viuda pobre” que ofrece cuanto tenía para vivir.

- ¡Aquí me (nos) queda esta inmensa lección que ofrece el relato evangélico, por si me animo (nos animamos) a seguir su camino y sus motivaciones! Porque lo que sí es cierto es que cada día -y con mil expresiones diversas-, se me (nos) presentan múltiples ocasiones para vivir cosas parecidas, en el silencio, en el callado silencio. Y, además, vivir y desarrollar la capacidad de “ver” de Jesús, para descubrir tantos gestos y saberlos valorar, apreciar y reconocerlos... ¡Queda tarea en mi (nuestra) vida!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Te doy gracias (te damos gracias), Señor, por mis (nuestros) hermanos y hermanas que, en silencio y sin ruido, trabajan día a día, por hacer que este mundo sea mejor, más acorde con tu Reino”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue