32ª Semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 15 de Noviembre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-32-V.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 17, 26-37)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos.
Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos.

Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del Hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa, que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot.
El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará.

Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán; estarán dos en el campo: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán».
Ellos le preguntaron:
- «¿Dónde, Señor?».
Él contestó:
- «Donde está el cadáver se reunirán los buitres».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- En el marco de la reflexión sobre los últimos tiempos, Jesús se remite a los acontecimientos de Noé (Gn 6 - 8) y de Lot con su consorte (Gn 19, 24. 26) para caracterizar los días del Hijo del hombre. Como en tiempos de Noé (vv. 26ss) y de Lot (vv. 28ss) el diluvio y el fuego, respectivamente, sorprendieron a los hombres, ocupados en comer, beber, casarse, trabajar, también es posible que ahora la venida del Señor me (nos) coja sin estar preparados.

- Es preciso mirar bien a qué se dirige principalmente mi (nuestra) atención: comer, beber y darse a la alegría es el proyecto -frustrado por la muerte- del rico necio de Lc 12, 19. No son los «enseres» (v. 31), las realidades materiales, lo que me (nos) dará la vida; al contrario, tras haber convertido a Dios en el punto de apoyo de mi (nuestra) vida, es preciso renunciar a ellas, sin echar la vista atrás, como hizo la mujer de Lot (v. 31; Lc 9, 62). Recogiendo ahora lo que ya había dicho en Lc 9, 23, Jesús afirma: «El que intente salvar su vida la perderá, pero el que la pierda la salvará» (v. 33). Nótese que, en el primer caso, salvar (peripoiéomai) tiene el valor de conservar lo que se tiene; en el segundo caso, salvar (zoogonéo) implica no la conservación, sino la generación de una vida nueva que se produce en la pérdida.

- Hombres y mujeres (v. 34) tienen que estar preparados: «dónde» (v. 37), donde cada uno se encuentre, porque allí donde cada uno desarrolla su vida, allí le visita el Señor (Ap 19, 17 e Is 18, 6; 34, 15ss; Jr 7, 33; 12, 9).

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- ¡Claro que para el que está despistado, la llegada del Reino será algo imprevisible! Por aquí parece que camina el mensaje del relato y texto evangélico, y las referencias a la historia del pasado (diluvio, Sodoma) son como ilustraciones de este acontecimiento. Y es que el “encuentro definitivo” con el Dios Salvador se me (nos) ofrecerá en cualquier momento. Pero sólo quien está despierto y en actitud vigilante tendrá el gozo y la alegría de dicho encuentro, que será salvador en plenitud.

- Por lo tanto, no es suficiente plantear y vivir la vida con las miras del rico necio, a quien le sorprende el final de sus días a pesar de tener bienes para muchos días, sino es necesario ESTAR en actitud vigilante, gastando la propia vida para hacer posible la acogida de la plenitud de la vida que me (nos) ofrece el Hijo del Hombre, Jesús mismo. Sólo ahí se produce la salvación.

- Una vez más, esa invitación a vivir, no precisamente cargado de miedos y temores, sino en actitud constante de apertura y de acogida para gozar del ENCUENTRO que será definitivo, y que hará buenas todas las acciones que han supuesto un “gastar la vida”, y así alcanzarla en la plenitud que se me (nos) ofrece. Un mensaje, lleno de esperanza, para mantenerse en la fidelidad, no embobados (rico necio), sino vigilantes para ACOGER. Ser signos de esperanza y de futuro, en un mundo cerrado en sí mismo... ¡todo un desafío para mí, para nosotros! Y... ¿para ti, hermano/a?

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, quiero (queremos) aprender a caminar contigo todos los días de mi (nuestra) vida: los ordinarios y los extraordinarios. Que tu presencia no desaparezca NUNCA de mi (nuestro) corazón”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue