31ª Semana del Tiempo Ordinario
Dedicación de la BASILICA DE LETRAN
Sábado, 09 de Noviembre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-31-S.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Juan 2, 13-22)

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:
- «Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre».
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: “El celo de tu casa me devora”.

Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:
- «¿Qué signos nos muestras para obrar así?».
Jesús contestó:
- «Destruid este templo, y en tres días lo levantaré».
Los judíos replicaron:
- «¿Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, y tú lo vas a levantar en tres días?».
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- El episodio de la purificación del templo reviste una importancia singular en el evangelio de Juan: abre la predicación de Jesús; acontece al acercarse la fiesta “grande”; toda la vida de Jesús está jalonada por el calendario de fiestas antiguas, y él las llenará de un cumplimiento pleno y definitivo al revelarse como “nuestra pascua” (1 Cor 5, 7). La pascua de los judíos debía celebrarse en el templo, con el sacrificio de víctimas, para conmemorar las obras maravillosas de Dios en la liberación del pueblo de la esclavitud de Egipto.

- En el relato joaneo, Jesús, entrando en el templo, expulsa no sólo a los vendedores -como narran los sinópticos-, sino también a corderos y bueyes, declarando así ser él la verdadera víctima. Con su gesto cumple la profecía de Zacarías: “En aquel día no habrá ya traficantes en el templo del Señor de los ejércitos” (14, 21). Jesús da cumplimiento a las Escrituras (v. 17) y proclama a la vez su divinidad, con poder de resucitar: “Destruid este templo y, en tres días, lo levantaré” (v. 19).

- La narración llega aquí a su culmen: en contraposición con el templo antiguo y el antiguo culto abandonados por Dios a causa de la infidelidad y las profanaciones (Ez 10, 18ss), el cuerpo de Cristo resucitado se convertirá en el nuevo templo (v. 21) para un nuevo culto “en espíritu y en verdad” (4, 23).

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- El “discípulo amado” me (nos) propone niveles diferentes de lectura de este suceso. El primero (y coincidiendo con los Sinópticos) es que Jesús monta en cólera por la profanación del Templo, que se ha convertido en un negocio. Por lo tanto, la primera lectura es sencilla: “el celo de tu casa me devora” (Salmo 69), y ante aquella situación, Jesús reacciona porque no soporta que el Templo se haya convertido en negocio y en baza política (si esta imagen no concuerda con nuestra visión de Jesús, será necesario cambiarla, porque el hecho está ahí).

- Con todo, el discípulo amado me (nos) quiere llevar a una lectura más profunda: el Templo está acabado; aun cuando “funcione” bien, dignamente según la Ley, de hecho, está superado. Porque el Templo es Jesús; el templo es el hombre. Lo que había sido el lugar de residencia de Dios, el lugar de encuentro, la fuente de favores divinos… ya ha pasado. Ahora mismo, la única mediación para llegar a Dios es Jesús mismo, y su imagen viva y real: el rostro del hermano. Aquí es donde pretende que se introduzca el lector de su evangelio. Si no se llega aquí… se está en la misma situación que los judíos, que siguen pidiendo una justificación de su actuación, pero no pasan más al fondo.

- ¡Muy sugerente la visión que me (nos) ofrece el “discípulo amado”! Y es que él ha llegado al “corazón” mismo de Jesús y de su Buena Nueva y ahí descubre toda la NOVEDAD que aporta. Por eso aceptarle a Él, significa superar todas las propuestas anteriores, y es que lo que me (nos) propone es el camino asumido y deseado por Dios. ¡Es todo un cambiazo y… necesario! Experimentar, pues, a Jesús como LO NUEVO, el camino de acceso a Dios… ¡es algo vital e imprescindible! ¡Buen ánimo, hermano/a!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, en ti descubro (descubrimos) la nueva y definitiva presencia de Dios y de su amor. Ayúdame (ayúdanos) a que cada día te sienta (sintamos) y te viva (vivamos) como Dios mismo lo desea. Gracias por darme (darnos) esta posibilidad”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue