31ª Semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 07 de Noviembre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-31-J.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 15, 1-10)

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharlo. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos:
- «Ése acoge a los pecadores y come con ellos».

Jesús les dijo esta parábola:
- «Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: “¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido”.
Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.

Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, reúne a las amigas y vecinas para decirles: “¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido”.

Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Jesús, que se junta con pecadores y come con ellos (v. 2), se atrae las críticas y las murmuraciones de los fariseos y de los maestros de la Ley. Por tanto, las tres parábolas que forman el capítulo 15 del evangelio de Lucas van dirigidas a ellos: son las llamadas «parábolas de la misericordia», porque ilustran la misericordia de Dios, que acoge a cuantos se acercan para escuchar su Palabra (v. 1) y, además, es el primero en salir en busca del hombre. De estas tres parábolas hemos leído hoy dos.

- La primera (vv. 4-7) narra la recuperación de una “oveja” por parte de un pastor; la segunda (vv. 8-10), la recuperación de una moneda, concretamente un “dracma” (moneda griega que corresponde al denario romano y equivale al salario de una jornada de trabajo de un jornalero agrícola). La estructura de ambas es análoga. De «cien» ovejas se pierde «una»; de diez «dracmas» se pierde «uno». Es digno de señalar el cuidado con el que se lleva a cabo la búsqueda del bien perdido, olvidando todo lo demás; el evangelista lo subraya describiendo las acciones del que se pone a buscar: el pastor «deja» las otras ovejas (por otra parte, el lugar donde pastan normalmente los rebaños en Palestina es el desierto) y «va a buscar» a la descarriada; la mujer «enciende» la lámpara, «barre» la casa y «busca con cuidado». La reacción ante la recuperación es idéntica: el pastor vuelve a casa «alegre» con la oveja sobre los hombros (Is 49, 22 describe de la misma forma el regreso de los hijos de Israel del exilio), y la mujer llama a sus amigas y vecinas para invitarlas a compartir la alegría del feliz desenlace de la búsqueda.

- Algunos breves rasgos, de una buena eficacia plástica, expresan el cuidado amoroso y la preocupación sincera de Dios, que va en busca del hombre que se ha perdido, así como la alegría porque uno -uno sólo- se haya convertido y haya vuelto a dirigir su mirada al Padre. Está también la alegría del que escucha, de quien ya tiene experiencia de este Dios que no sabe quedarse esperando, sino que sale al encuentro, se conmueve, corre (Lc 15, 20) «a buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lc 19, 10).

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Me encuentro (nos encontramos) en este capítulo 15 de Lucas, llamado el “corazón del Evangelio”, con unas enseñanzas inolvidables y llenas de contenido y de vida: la de la MISERICORDIA y la forma de actuar del mismo Jesús. Porque nos presenta a Jesús acercándose a los pecadores y acogiéndoles, hasta el punto de comer con ellos. Por lo tanto, la lección de hoy va dirigida a las personas que no tienen misericordia y no aceptan el proceder “poco serio” que vive Jesús respecto de los pecadores.

- La gran clave es que Dios es rico en misericordia; su corazón está lleno de comprensión y clemencia, hasta el punto de “salir el encuentro”, a la búsqueda, y de alegrarse cuando ha encontrado aquello que se había perdido. Éste es el proceder de Dios, según Jesús, aunque parezca no adecuada esa su actuación, visto desde mis (nuestras) miras cortas y mezquinas. ¡Impresionante todo el frescor y la fuerza de este mensaje que contienen las parábolas de la misericordia!

- Y ahí están, con toda la validez, hoy y aquí, para mí y para nosotros. Acoger desde dentro ese inmenso don... ¡toda una tarea para mi (nuestra) vida y estilo de creyente! Vivir con esa misma actitud que Dios vive... ¡todo un desafío para mi (nuestro) pobre corazón! Pero ahí está; no es posible “escaparse” de su exigencia y de su don, porque lo es. ¡Buen ánimo, hermano/a!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, que actúe (actuemos) SIEMPRE como tú cuando un hermano cambie de conducta. Que la MISERICORDIA sea mi (nuestro) estilo de ver y de acercarme (acercarnos) a los demás”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue