26ª Semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 4 de Octubre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-26-V.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 10, 13-16)

En aquel tiempo, dijo Jesús:
- «¡Ay de ti Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidos de sayal y sentados en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.

Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Lucas sitúa el juicio sobre las ciudades del lago tras el envío de los 72 discípulos en misión (Lc 10, 1-12), dejando entender así un desenlace negativo de su anuncio. De ahí que las ciudades del lago son sometidas a un juicio severo (vv. 13-15) por no haber respondido con una fe verdadera y una sincera conversión al anuncio de los discípulos de Jesús. Corozaín, Betsaida y Cafarnaúm fueron las ciudades en las que más actuó Jesús, anunciando la Buena Nueva y realizando en ellas muchos milagros; sin embargo, no creyeron en el Evangelio ni cambiaron de conducta. Por eso se les profetiza una suerte peor que la de Sodoma y Gomorra, que representan en la tradición bíblica la oposición más obstinada a Dios (Gn 19). Jesús establece otra comparación con Tiro y Sidón: estas ciudades, enemigas de Israel y extrañas a la promesa, se han mostrado más abiertas a la escucha de la Palabra de Dios y disponibles a la penitencia que las ciudades judías situadas junto al lago de Genesaret.

- En la conclusión del discurso, Jesús se refiere al principio de la "Shalia", en virtud del cual el enviado goza de la misma autoridad que quien le ha enviado y, por consiguiente, puede exigir la misma obediencia que se debe a quien le envía. Dado que los discípulos han sido enviados por Jesús, que a su vez ha sido enviado por su Padre, recibirles o rechazarles significa recibir o rechazar a Dios mismo. En consecuencia, la decisión se convierte en una cuestión de salvación o perdición: «Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado» (v. 16).

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- No es suficiente haber disfrutado de la presencia de Jesús y de sus acciones milagrosas. “ACOGERLE” es mucho más que un “entusiasmo sentimental”. De ahí que el relato me (nos) recuerda claramente que no siempre se producirá la acogida, sino más bien el rechazo, e incluso la persecución. Aquí está enclavado el pasaje evangélico que hoy se me (nos) ofrece. A los que se les ofrece la Buena Noticia como depositarios, la rechazan; los “alejados”, la acogen. ¡Vieja historia...!

- Tanto los discípulos como el mismo Jesús actúan con la conciencia de SER ENVIADOS; acogerles o rechazarles, conlleva aceptar o rechazar el mismo proyecto de Dios. ¡He aquí el drama de nuestra historia personal y comunitaria! Mostrar una actitud de acogida y de obediencia a la Palabra, es una actitud imprescindible para ser fieles a la propuesta del Reino.

- Y… yo soy un privilegiado (nosotros somos unos privilegiados) en mi (nuestro) caminar creyente; he (hemos) recibido mucho y bueno, como Cafarnaúm y compañía. ¡Ésta es una verdad clara y contundente! ¿Cómo es mi (nuestra) respuesta a tantos dones, por cierto, completamente GRATUITOS e inmerecidos? ¿Cómo trato (tratamos), cada día, de corresponder? ¿Estoy contento/a (estamos contentos/as) de mi (nuestra) actitud y estilo de respuesta?

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, dame (danos) la sensatez y la valentía para descubrir lo que debo (debemos) cambiar, para ser más fiel(es) y vivir en coherencia con lo que tú me has ofrecido (nos has ofrecido) y me sigues proponiendo (nos sigues proponiendo) cada día”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue