27ª Semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 11 de Octubre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-27-V.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 11, 15-26)

En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron:
- «Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios».

Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo.
Él, leyendo sus pensamientos, les dijo:
- «Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino?

Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros.

Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín.
El que no está conmigo, está contra mí; el que no recoge conmigo, desparrama.

Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero como no lo encuentra, dice: “Volveré a la casa de donde salí”. Al volver se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- En este pasaje combate Jesús contra dos adversarios: el demonio y «algunos» (para Mateo son los fariseos). Éstos le acusan de un modo grave, con una violencia inaudita: es verdad, ese Jesús es un exorcista eficaz, pero recibe sus poderes del mismo demonio que expulsa. Jesús responde con dos argumentos: no es posible pensar que el demonio se expulse a sí mismo, porque su dominio se hundiría. Y, además, los fariseos enseñan también exorcismos especiales a sus discípulos: ¿también están endemoniados ellos? Más bien, deberían reconocer, al ver las obras de liberación del sufrimiento realizadas por Jesús, que aquí actúa el poder de Dios y que, por consiguiente, ya ha llegado el Reino de Dios, con su poder curador y liberador.

- El otro gran adversario, que domina todo el pasaje, es el demonio, el «fuerte», que se siente seguro hasta la llegada de Jesús, pues éste se muestra bastante más fuerte que él. Entre Jesús y el demonio se ha entablado un apretado y decisivo combate, que exige al discípulo tomar partido, elegir campo: «El que no está conmigo, está contra mí» (v. 23).

- No es posible la neutralidad, pues la lucha del Maestro es también la lucha del discípulo. Y esta lucha tiene que ver con el destino final, dado que «el que no recoge conmigo, desparrama» (v. 23). Una vez encuadrado el discípulo en el bando del «más fuerte», no por ello puede estar tranquilo; a pesar de todo, debe vigilar, porque la envidia del demonio, que vaga por lugares áridos, lanza contra él ataques cada vez más poderosos, implicándole en un combate terrible. El discípulo ha sido advertido: estar de parte de Cristo significa participar en su victoria, pero también participar en su combate contra el mal y contra el Maligno, que no se da por vencido con facilidad y quiere arrastrar en su ruina a la mayor cantidad de discípulos posible. La lucha entre Cristo y el demonio continúa así en el corazón de los discípulos. Éstos, con coraje y confianza, no pueden sustraerse a esa lucha.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Y es que la lucha de Jesús contra las fuerzas del mal es abierta y decisiva; es su misión porque sólo así será realidad que “el Reino de Dios ha llegado a vosotros” (v. 20). Éste es el momento culminante de ese proceso salvador de Dios que lo lleva a cabo Jesús, con su palabra y sus acciones de vida. Por eso mismo, esas fuerzas del mal le acusaron a Jesús de casi todo, porque descubren en Él un enemigo singular en su poderío.

- El “DISCÍPULO” debe posicionarse, debe tomar bando; no es posible mantenerse neutral. De ahí que no pueda quedar indiferente sino, al contrario, mantenerse en actitud vigilante para no descuidarse. Así podrá participar del triunfo del mismo Cristo. Pero optando por Él en ese combate, no termina todo, sino que vuelven a surgir las fuerzas del mal con otras expresiones diferentes: “con otros siete espíritus peores...” (v. 26).

- Unirme (unirnos) a su combate y hacer realidad la llegada del Reino; no dormirme (no dormirnos) en los laureles, sino permanecer en actitud vigilante y no descuidarme (no descuidarnos); optar cada día por Él y por su causa... ¡he aquí las propuestas de este evangelio para el día de hoy y para mi y nuestra vida de creyentes y seguidores de Jesús! ¡Me queda tarea...! ¡Nos queda tarea, hermano/a! ¿Nos seguimos animando? ¡Adelante...!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, tú sabes de mi (nuestra) fragilidad y de mis (nuestras) debilidades. Haz que CADA DÍA opte (optemos) por luchar junto a ti contra las fuerzas del mal, que retrasan la realización del proyecto del Reino, que nuestro Padre quiere”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue