26ª Semana del Tiempo Ordinario
TÉMPORAS DE ACCIÓN DE GRACIAS Y DE PETICIÓN
Sábado, 05 de Octubre del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-26-S.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Mateo 7, 7-12)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.

Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden?

Tratad a los demás como queréis que ellos os traten: en esto consiste la Ley y los Profetas».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Con una argumentación seria que, desde el punto de vista formal, se asemeja a la de los rabinos de su tiempo, Jesús enseña la necesidad de la oración de petición, declarando la certeza de ser escuchada. ¿Se da una contradicción con lo indicado poco antes (Mt 6, 7s)? Ciertamente, no; en la oración no es preciso ser palabrero, porque el Padre “conoce”, pero es necesario asumir la actitud interior del mendigo, es decir, saber ubicarse en la verdad de la propia condición humana.

- Dios mismo da al que pide y se abre al que llama: de hecho, los verbos usados (“se os dará”, “se os abrirá”) tienen la forma de lo que se llama “pasivo divino”, expresión semántica para evocar el nombre de Dios (impronunciable) sin nombrarlo de modo explícito (vv. 7s). Si a un hijo que pide alimento su padre no le dará cualquier cosa que se le parezca en su aspecto externo pero que en sustancia sea muy diferente (vv. 9s), mucho más Dios, el único bueno, el padre más solícito, dará “cosas buenas” a todos los que le piden.

- El Padre escucha siempre las súplicas de sus hijos y da lo que realmente es mejor al que lo invoca. El v. 12 recuerda un dicho rabínico: “Lo que es odioso para ti, no lo hagas a tu prójimo. En esto está toda la ley, el resto sólo es una explicación”. Jesús lo relata en forma positiva, y esto es mucho más exigente: no se trata de un “no hacer”, sino de algo concreto que me (nos) exige estar siempre atentos por el bien de los demás; por esta razón cambia completamente la vida del que lo toma en serio, le lleva a la verdadera conversión: descentrarse de nosotros mismos para que mi (nuestro) centro sean los demás.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- No podré (podremos) dudar de que la ORACIÓN es un elemento esencial en el mensaje de Jesús, y también en su vida y en su vivencia. Me encuentro (nos encontramos) con muchos signos claros de ello a través de las páginas del evangelio. Este trozo, que hoy la liturgia me (nos) ofrece, es una muestra profunda de las convicciones que Jesús vive; de ahí su enorme fuerza, tanto en sus formulaciones como en el contenido que conllevan. Ahí están.

- La actitud válida desde la que es posible orar en autenticidad es la actitud interior del mendigo; esto es, ubicándose en la propia condición humana, frágil y necesitada de esa experiencia del Padre que quiere “cosas buenas” para los que se abren a su amor y a su bondad. He aquí el “secreto” de un estilo de orante que busca sintonizar con los caminos del Padre, aunque en ocasiones no se entiendan a la primera. Esto mismo le ocurrió a Jesús, y lo vivió con enorme intensidad.

- Y la consecuencia de una oración vivida en sintonía con los deseos del Padre es clara: “tratad a los demás como queráis que ellos os traten a vosotros” (v. 12). Esto es, me (nos) lleva a un estilo y forma de ser y de vivir en apertura positiva hacia los demás, descentrándome (descentrándonos) constantemente de mí mismo (de nosotros mismos). Así viviré (viviremos) atento(s) al bien de los demás. ¡Hermosos frutos, los de la oración vivida en autenticidad!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, ayúdame (ayúdanos) a comprender el amor de Dios y a responder a su confianza”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue