21ª Semana del Tiempo Ordinario

Martes, 27 de Agosto del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-21-M.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Mateo 23, 23-26)

En aquel tiempo, habló Jesús diciendo:
- «¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que pagáis el décimo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: el derecho, la compasión y la sinceridad! Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que filtráis el mosquito y os tragáis el camello!

¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis rebosando de robo y desenfreno! ¡Fariseo ciego!, limpia primero la copa por dentro y así quedará limpia también por fuera».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Continúa la serie de los «ayes» del evangelio de Mateo. Aquí tengo (tenemos) otros dos. La ceguera de los fariseos y de los maestros de la Ley se manifiesta de modo particular en el legalismo exterior. El primer «ay», vv. 23ss, insiste en la ceguera de quien se preocupa por observar escrupulosamente las prescripciones más minuciosas de la Ley y descuida, a continuación, las exigencias fundamentales de la voluntad de Dios. Los hipócritas, cuando observan la Ley, no piensan ni en amar a Dios ni en amar al prójimo, no se preocupan de las actitudes fundamentales que derivan de este núcleo esencial, no se interrogan sobre la justicia, la misericordia y la fidelidad. Lo único de lo que se preocupan es de la exactitud escrupulosa e incluso obsesiva. «Coláis el mosquito y os tragáis el camello»: la imagen es enormemente acertada.

- En los vv. 25ss, Jesús se detiene entre la contraposición entre lo exterior y lo interior. Lo importante es la pureza del corazón, que permite al hombre ver a Dios (Mt 5, 8), y no tanto la limpieza exterior, que lleva a la autocomplacencia. El esmero exterior debe ser irradiación natural de la belleza interior y no una cobertura que esconde un interior «rebosando de robo y desenfreno» (v. 26).

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Dar importancia a cosas insignificantes, poco importantes ante Dios, y descuidar las que verdaderamente valen la pena: he aquí la acusación que Jesús dirige a los fariseos, con un grafismo y unos ejemplos de la vida que llaman la atención. Y si, además, esto va en perjuicio de la actitud de justicia y caridad que es necesario mantener en la vida, pues la hemos liado. Ésta es la descripción dura que Jesús hace de aquellos dirigentes religiosos de su tiempo: han olvidado el interior y, entonces, todo se confunde y se tergiversa.

- Y es que Jesús, con su estilo y con su palabra, me (nos) quiere llevar al CENTRO de la persona, al CORAZÓN. Siguiendo la mejor escuela profética, dándole plenitud y una autoridad singular, Él, que es Maestro y voz autorizada del mismo Dios, me (nos) enfrenta con lo más profundo de mí mismo, de nosotros mismos, de mis (nuestras) motivaciones. Ahí es donde se “cuecen” las mejores opciones y los más rastreros comportamientos. Conviene no descuidarse.

- Y es que las raíces del fariseo están muy arraigadas en mi (nuestro) ser de caminantes. De ahí que confrontar constantemente mi (nuestra) vida con su palabra, en la reflexión y el testimonio de otros creyentes, en el silencio y la oración... es una necesidad. Y todo eso para no vivir en la superficialidad, que fácilmente me (nos) engaña y confunde. Las palabras del evangelio de hoy son también para mí, para nosotros. Hermano, hermana, ¿lo sabremos asumir? ¿Te animas, también, tú?

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“No permitas, Señor Jesús, que las cuestiones secundarias me (nos) vuelvan despreocupados-as de los graves problemas de los hombres y de la creación”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue