21ª Semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 26 de Agosto del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-21-L.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Mateo 23, 13-22)

En aquel tiempo, habló Jesús diciendo:
- «¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Ni entráis vosotros; ni dejáis entrar a los que quieren.

¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que devoráis los bienes de las viudas con pretexto de largas oraciones! Vuestra sentencia será por eso más severa.

¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito, y cuando lo conseguís, lo hacéis digno del fuego el doble que vosotros!

¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: “Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga”! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro? O también: “Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga” ¡Ciegos! ¿Qué es más, la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda?

Quien jura por el altar, jura también por todo lo que está sobre él; quien jura por el templo, jura también por el que habita en él; y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y también por el que está sentado en él».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- La serie de denuncias con el «ay de vosotros», repetido siete veces (23, 13. 15. 16. 23. 25. 27. 29), contiene algunas de las palabras más cortantes salidas de la boca de Jesús. Aquel que se define como «manso y humilde de corazón», que se conmueve ante los sufrimientos de los otros, que se muestra afable con los pecadores y tierno con los pobres y los sencillos, que llora pensando en la destrucción de Jerusalén, condena ahora con tono severo la hipocresía religiosa de los fariseos. Los «¡ayes!», en el lenguaje profético, expresan una amenaza de castigo y de juicio y manifiestan al mismo tiempo el dolor del que habla por un mal deplorable.

- Tenemos aquí tres «ayes». El primero está motivado por el hecho de que los maestros de la Ley y los fariseos, rechazando a Jesús y su mensaje, impiden también a los otros entrar a formar parte del Reino, don de Dios para todos los hombres. El segundo está ligado al primero: los esfuerzos misioneros de estos hipócritas también tienen que ser condenados, porque tienen como único resultado sustraer a otras personas de la perspectiva de la salvación, volviéndolas cerradas, rígidas, fanáticas y peligrosas, como ellos y más que ellos. En el tercero los llama Jesús «guías ciegos» (v. 16): con las sutilezas de su casuística oscurecen el sentido más profundo de la Ley; invierten la jerarquía de los valores: el oro vale más que el templo, la ofrenda más que el altar; les falta discernimiento e interioridad. Su religiosidad tiene que ver a lo sumo con las cosas de Dios, pero no con Dios mismo. Son ciegos y no lo reconocen; más aún, pretenden guiar a otros.

- La hipocresía o falsedad (hypokrités era en su origen el actor, el que se pone una máscara) anda al acecho cada vez que se propone como única verdadera religión a una que, en realidad, prescinde de Dios, sustituyéndolo por la casuística de los «comportamientos que salvan». ¿De qué se ocupan los hipócritas? De cosas importantes como el templo, el oro, el altar, la ofrenda... y olvidan a Aquel que habita en el templo, a Aquel que está sentado en el trono (vv. 21ss).

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Una polémica y palabras duras y fuertes por parte de Jesús en el texto que se me (nos) ofrece. Cuando resulta que la actitud habitual de Jesús es de acogida y de cercanía, de perdón y de comprensión, aquí (y en pasajes paralelos y similares) es especialmente áspera y de confrontación. “Guías ciegos y necios”: ése es el motivo, porque en lugar de ayudar, impiden la entrada en la novedad del Reino; esto es, impiden que las personas acojan a Jesús como la Puerta que lleva a la vida, que es el objetivo final y el deseo más profundo del ser humano y de Dios mismo.

- Y es que en la mentalidad judía, y especialmente de los fariseos, está muy arraigada la autosalvación, la autojustificación a través de las obras, que es precisamente el extremo contrario de la aportación de Jesús, para quien la salvación de Dios es DON, don GRATUITO que requiere apertura confiada y filial por parte del hombre. Y la consecuencia es el GOZO pleno y total. Los fariseos, con su endiablada casuística, lo convertían en un imposible para la mayoría de la gente. He aquí el motivo de “enfado” de Jesús.

- La ACOGIDA limpia, sin condicionantes, del don de Jesús es la gran asignatura pendiente, también en mi (nuestra) vida. El “por si acaso” es un automatismo que funciona perfectamente en mi (nuestra) vida y espiritualidad cristiana. La propuesta de Jesús es de absoluta GRATUIDAD, porque así es Dios, nos guste o no nos guste. Liberarme (liberarnos) de actitudes farisaicas... ¡una enorme tarea!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, me (nos) pides que me abra (nos abramos) plenamente al don de Dios, que es la salvación. Haz que CADA DÍA lo acoja (acojamos) con plena y gozosa GRATUIDAD”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue