21ª Semana del Tiempo Ordinario

Domingo, 25 de Agosto del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-21-D.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Lucas 13, 22-30)

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando.

Uno le preguntó:
- «Señor, ¿serán pocos los que se salven?».
Jesús les dijo:
- «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo:
“Señor, ábrenos”. Y él os replicará: “No sé quiénes sois”.
Entonces comenzaréis a decir: “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas”. Pero él os replicará: “No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados”.

Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios.

Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos».

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- La página evangélica de hoy me (nos) presenta dos grandes imágenes que sólo esperan ser interpretadas a la luz del contexto que las envuelve. Por una parte, está la imagen de la puerta estrecha, por la que he de esforzarme (hemos de esforzarnos) en pasar, si quiero (queremos) entrar; por otra, está la imagen del gran cortejo que se forma desde todas las partes de la tierra hacia aquella ciudad bendita en la que tiene lugar el banquete del Reino de Dios.

- Con la primera imagen, Jesús no intenta ofrecerme (ofrecernos) una respuesta directa a los que le han preguntado si «son pocos los que se salvan»; se limita a invitarme (invitarnos) a la lucha, al compromiso, a la resistencia. Y es bastante significativo que, en este contexto, Lucas no pase, como Mateo, de la “puerta estrecha” a la “puerta ancha”, sino de la “puerta estrecha” a la “puerta cerrada”, con lo que acentúa el carácter dramático de un desenlace que podría revelarse absolutamente negativo. Jesús afirma una vez más con claridad que seguirle por el camino del Evangelio es una cosa muy seria, algo que requiere una opción fundamental y, sobre todo, un esfuerzo continuado. El verbo griego correspondiente a «esforzaos», en modo imperativo además, expresa la idea de lucha, de prontitud y de urgencia. No sólo es menester hacer acopio de todas las energías posibles, sino que no puedo (podemos) perder ni un segundo de tiempo.

- La segunda imagen le sirve al evangelista para desarrollar un segundo pensamiento, el que contrapone las pretensiones de unos pocos a la sorpresa de muchos. También aquí detecto (detectamos) un tono polémico en las palabras de Jesús: ya tuvo que reaccionar otras veces contra la jactancia de los judíos, que se enorgullecían de sus tradiciones y, sobre todo, de su identidad nacional. Y es que para Jesús ya no existe ahora ninguna situación de vida que pueda poner a alguien por encima de otro. Dios mismo no hace acepción de personas (Hch 10, 34; también, Lc 20, 21). Ni siquiera tiene importancia el conocimiento personal del Jesús terreno; lo único que vale es seguirle con todo el esfuerzo, con plena libertad y con una disponibilidad total. La escena final, tan bien dibujada por esta página evangélica, me (nos) pone ante una gran peregrinación en la que pueden participar todos los que, aunque no tengan vínculos de sangre con Abrahán, han heredado el don de la fe.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- A través de unas imágenes bien plásticas, el Maestro afirma con claridad lo que es importante, lo único importante, al margen de las meras “curiosidades” por las que le preguntan. Lo importante es seguirle por el camino del Evangelio; ésta sí que es una opción seria y fundamental y que afecta a toda la persona, en sus diversas dimensiones. La “puerta estrecha” de la que habla es ésta; y la situación requiere prontitud y urgencia, porque es fundamental para todo seguidor que se tache de tal.

- Por lo tanto, no es posible conformarse con una especie de “derechos adquiridos” por pertenecer al pueblo elegido y demás (enorme tentación dentro del pueblo de Israel). No basta. Ni siquiera conocer a Jesús; lo único que vale es seguirle con todas las consecuencias, con esfuerzo y plena libertad. Aquí se fundamenta la nueva condición del seguidor y se abre a la pertenencia plena del Reino.

- No es posible conformarse con interpretaciones sesgadas del relato evangélico. La propuesta de Jesús, el Maestro, es clara y definitiva: es necesario que yo apueste (nosotros apostemos) por el Evangelio, haciendo de él el camino de mi (nuestra) vida. Ésta es la "puerta estrecha" y es necesario no confundirse con “otras cosas”. Hermano/a, ésta es la TAREA para nuestra vida; tarea constante y esforzada, a fin de no quedar fuera del banquete del Reino. “Hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos” (v. 30): no lo podemos olvidar. ¡Buen ánimo!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, tú me (nos) planteas hacer del Evangelio la puerta de entrada para alcanzar la plenitud de la vida. Lo quiero (lo queremos), Señor. Te suplico (te suplicamos) que no me despiste (que no nos despistemos) en el empeño”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue