20ª Semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 19 de Agosto del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-20-L.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Mateo 19, 16-22)

En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó:
- «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?».
Jesús le contestó:
- «¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos».

Él le preguntó:
- «¿Cuáles?».
Jesús le contestó:
- «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo».

El muchacho le dijo:
- «Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?».
Jesús le contestó:
- «Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres -así tendrás un tesoro en el cielo- y luego vente conmigo».
Al oír esto, el joven se fue triste, porque era rico.

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Jesús prosigue con decisión el camino hacia Jerusalén junto con los suyos, a quienes ya ha anunciado la pasión y el acontecimiento de la resurrección, pero éstos no comprenden. A lo largo del camino prosigue la obra de formación de sus discípulos.

- El evangelio de hoy me (nos) hace tomar parte en el encuentro de Jesús con un joven rico. Éste lleva en sí mismo la exigencia de una vida cada vez más elevada, pero siente que todavía le falta algo. Su pensamiento, según la educación que ha recibido y según la tradición, sigue la lógica del hacer, la lógica de las «obras buenas». Le pide al Maestro alguna indicación nueva, adecuada a sus aspiraciones y capaz de saciar su insatisfacción. Anda buscando.

- Jesús le ayuda a emprender un camino. Lo esencial no es preguntarse "qué se puede hacer de bueno"; lo esencial es buscar a aquel que es bueno, a Dios, observando los mandamientos y amando al prójimo como a sí mismo (v. 17). Jesús quiere introducirle en una relación más verdadera con Dios («entrar en la vida») proponiéndole de nuevo, entre los mandamientos, punto de referencia para el joven, los que rigen nuestra relación con los otros, y añade lo que se dice en el Levítico (19, 18), para hacerle pasar de la atención a sí mismo a la atención a los demás, al prójimo. Ante la insistencia del joven: «¿Qué me falta aún?», Jesús le responde ofreciéndole el don del seguimiento de la criatura nueva: «Ve a vender todo lo que tienes y dáselo a los pobres; así tendrás un tesoro en los cielos. Luego, ven y sígueme».

- Se trata de un paso radical: la puerta estrecha que conduce a la vida y hace entrar en el Reino de Dios y participar en la salvación. La respuesta va acompañada por un adjetivo doloroso: «El joven se fue muy triste». Su tesoro estaba constituido por las riquezas y por todo lo que está ligado a ellas y ellas hacen posible. ¿Acaso no son los bienes un signo de la bendición de Dios, tal como le habían enseñado? De hecho, se han convertido en su verdadero ídolo, aunque practique los mandamientos. No es libre por dentro. Da limosna a los pobres, pero no comparte con ellos sus bienes y su vida.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Es la propuesta de Jesús: pasar del talante y de la lógica del hacer (aunque sean “obras buenas”), a emprender un NUEVO camino, que es Él mismo y su estilo. ¿A dónde le llevará este camino? Ya lo irá descubriendo; lo importante es SEGUIRLE al Maestro. Pero aquí surge la dificultad: demasiado atado a sus cosas y a su línea; él se conformaba con hacer buenas obras. Pero Jesús le propone “otra historia”. Ahí se “casca”.

- Y es que acoger con radicalidad el REINO, con todo lo que implica, es “otra historia”. Para acoger ese don del Reino es necesario ser LIBRE, y para el joven sus “cosas” se han convertido en un auténtico ídolo. Aquí radica su dificultad; mejor, la imposibilidad de aceptar la invitación del Maestro.

- Es la misma propuesta de Jesús para mí, para nosotros. Sólo desde una libertad trabajada y consciente será posible aceptarle. Sólo desde un corazón sin ataduras será posible acoger con gozo el don del Reino. Inmenso dilema y que en tantas ocasiones me (nos) sigue bloqueando en mi (nuestro) caminar. “¡Hazme libre (haznos libres), Señor, para escucharte, acogerte y seguirte con gozo...!”.

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, ¡me (nos) parece que eres demasiado exigente! Me (nos) es más fácil ser un buen observante (unos buenos observantes) que darme (darnos) con todo lo que soy (somos) y tengo (tenemos). ¡Ayúdame (ayúdanos) a ver qué me exiges (qué nos exiges) en mi (nuestra) situación actual!”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue