17ª Semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 02 de Agosto del 2019

<< día anterior #día siguiente >>
#
# # #

Caminar con el Evangelio

Evangelio del Día y comentarios

C-Tor-C-17-V.doc
# # #
#
# # #

EVANGELIO ( Mateo 13, 54-58)

En aquel tiempo, fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía, admirada:
- «¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?».

Y desconfiaban de él.

Jesús les dijo:
- «Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta».

Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

# # #
#
# # #

CLAVES para la LECTURA

- Tras el «discurso de las parábolas» (13, 1-52), Mateo me (nos) presenta a Jesús en la sinagoga de su pueblo, en Nazaret, rechazado por sus paisanos (Mc 6, 1-6). Éstos, desde la admiración inicial por su sabia enseñanza (v. 54), pasan a preguntarse por la predicación del «hijo del carpintero», por María, su madre, por sus hermanos y hermanas (vv. 55ss), e incluso se escandalizan de él.

- Con las palabras «y los tenía escandalizados» (v. 57), Mateo me (nos) introduce en el misterio de la persona de Jesús. Sus paisanos quieren comprender a Jesús partiendo únicamente del aspecto humano, como habían hecho también, en otras circunstancias, sus mismos parientes (Mc 3, 21). Su conocimiento humano se vuelve para los naturales de Nazaret un obstáculo para penetrar en la persona de Jesús y acogerle, para creer en él como el Mesías esperado: «¿De dónde, pues, le viene todo esto?» (v. 56b).

- Frente a este rechazo explícito, Jesús constata la verdad del proverbio: «Un profeta sólo es despreciado en su pueblo y en su casa» (v. 57b). La suerte que le espera a cada profeta verdadero, como la de Jesús y la de todo verdadero discípulo, es la incomprensión, el desprecio, el escarnio y la persecución, llevada hasta el sacrificio de la muerte a causa de la verdad. Serán precisamente la incomprensión y la falta de fe de sus paisanos las que impedirán a Jesús hacer allí muchos milagros, porque sólo la fe permite la comprensión del misterio de su persona de Mesías e Hijo de Dios.

# # #
#
# # #

CLAVES para la VIDA

- Hay que reconocer que a los de Nazaret, a sus paisanos, no les faltaba razón para mostrarse reacios a la hora de aceptar a Jesús como el Mesías y Salvador; era un “salto” muy complicado. Jesús era un maestro atípico, no había estudiado en ninguna escuela famosa; era un obrero y... además lo conocían “de siempre”. Si a esto se le añade que su “idea” de Mesías era otra, está el cuadro completo y que “explica” su incredulidad. De hecho, Jesús los escandaliza con su doctrina y no aceptan sus “pruebas”.

- Y es que la “fe” es un DON de Dios, pero requiere de las personas una actitud honrada de búsqueda y de apertura; si esto no se produce, todo (hasta los “milagros”) está abocado al fracaso más estrepitoso. Tantas veces, “mis” (“nuestras”) ideas, mis (nuestros) “pre-juicios” pueden condicionar totalmente mi (nuestra) adhesión a la persona de Jesús (porque no puedo (no podemos) olvidar que la fe es “adhesión a SU persona”).

- ¡Cuántas veces puedo (podemos) acercarme (acercarnos) a Él, a su palabra, buscando el apoyo necesario a “mis” (“nuestras”) tesis y a “mis” (“nuestros”) intereses creados o semiocultos! Si es así, mi (nuestra) actitud se parece muchísimo a la de los Maestros de la ley y a los fariseos que no tenían ninguna intención de renunciar a sus “derechos adquiridos”. Siento que la fe y la adhesión que Jesús me (nos) exige es “otra historia”: apertura sincera, búsqueda honesta, disponibilidad a sus propuestas, trabajo en coherencia... y, todo ello, animado y apoyado por Él mismo, por su Espíritu. ¡Esto sí que es... diferente!

# # #
#
# # #

ORACIÓN para este DÍA

“Señor Jesús, ayúdame (ayúdanos) a vivir y desarrollar mi (nuestra) riqueza interior siendo fiel (fieles) al Espíritu de Dios que habita en mí (en nosotros)”.

# # #

 

bidean@bidean.net
castellano euskera batua euskera bizkaiera orue